Arbor, Vol 183, No 727 (2007)

De cómo España abrió su ruta a la investigación antártica


https://doi.org/10.3989/arbor.2007.i727.139

Josefina Castellví Piulachs
Instituto de Ciencias del Mar, CSIC, Barcelona, España

Resumen


La Antártida así como los océanos que la rodean tienen un interés especial para la investigación científica ya que son depositarios de una gran información sobre el pasado del Planeta y la evolución de sus especies. El aislamiento de este continente es la causa de su desconocimiento y solamente en la segunda mitad del siglo XX se puede hablar de expediciones científicas. En los años ochenta en la comunidad científica española se produjo una especial atención por el conocimiento de la Antártida y ayudados por el interés político de que España pudiera ser Miembro Consultivo del Tratado Antártico, se instaló la Base Antártica Española Juan Carlos I en Isla Livingston y se construyó el buque oceanográfico “Hespérides”. Desde 1987 anualmente se organizan expediciones con una media de 140 científicos que hacen sus investigaciones desde el propio buque “Hespérides” y desde los dos asentamientos españoles existentes: Juan Carlos I y Gabriel de Castilla.

Palabras clave


Investigación antártica; Isla Livingston; Base antártica española; Antártida

Texto completo:


PDF


Copyright (c) 2007 Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.


Contacte con la revista arbor@csic.es

Soporte técnico soporte.tecnico.revistas@csic.es