Arbor, Vol 160, No 630 (1998)

Las últimas campañas de ultramar


https://doi.org/10.3989/arbor.1998.i630.1744

Miguel Alonso Baquer
Instituto Español de Estudios Estratégicos, España

Resumen


«En todas las campañas de ultramar, lo cierto es que no se dieron nunca verdaderas razones objetivas para confiar en una victoria a plazo fijo. Cualquier victoria fue efímera, aun en el caso de no padecer España la influencia de poderes hostiles a la continuidad de una soberanía en particular, la de España en Cuba. Cualquier campaña ultramarina, —si la insurrección había podido estallar y extenderse lo suficiente— estuvo rodeada en sí misma de adversas circunstancias. Hubo que soportar en Cuba y Filipinas, no una guerra localizada y espasmódica, sino una lucha endémica y recurrente que nunca parecía tener fin.
Fue exactamente éste el tipo de guerra que marcó con su sello la relación Fuerzas Armadas-Sociedad española a lo largo del siglo XIX y no el de las guerras clásicas, exteriores o civiles. Muchos españoles (militares o no de condición pero encuadrados todos en Unidades bajo banderas españolas) atendieron sin largas treguas una serie de situaciones de conflicto de manera harto azarosa e insatisfactoria en definitiva. Y lo hicieron porque lo consideraron un deber patriótico. Éste fue el drama de los militares y marinos de guerra directamente afectados por el Desastre del 98».

Texto completo:


PDF


Copyright (c) 1998 Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.


Contacte con la revista arbor@csic.es

Soporte técnico soporte.tecnico.revistas@csic.es